Nuevos estragos en una zona de gran valor natural

Los vecinos del valle del Lóuzara y O Courel, cada vez más inquietos ante la oleada de incendios

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

En menos de una semana, el fuego volvió a causar estragos en zonas de gran valor ambiental del sur lucense y a provocar serios sobresaltos a los vecinos. El incendio declarado el jueves por la tarde en la parroquia samonense de Santalla no llegó a extenderse esta vez por la sierra de O Courel, en contra de lo que se temió durante buena parte del día, pero en las cerca de 25 horas que permaneció activo destruyó una vasta extensión de monte bajo y arbolado en el valle del Lóuzara y amenazó una vivienda del núcleo de Casares, habitada por un matrimonio de octogenarios, que llegó a estar solo a cincuenta metros de las llamas.

«Sentímonos protexidos porque están aquí as brigadas, pero o medo terémolo metido no corpo varios días», decían Emilio López y su esposa Carmen, ocupantes de la casa, mientras los equipos de extinción terminaban de controlar el siniestro hacia las cinco de la tarde. No fueron los únicos que se asustaron, ya que el incendio presentó un aspecto bastante impresionante sobre todo por la mañana, cuando en la zona se elevaban enormes columnas de humo y resultaba evidente que los equipos de extinción todavía no conseguían controlar el fuego. que se había estado propagando toda la noche.

En las tareas participaron diecinueve brigadas, trece agentes forestales y tres técnicos, con el apoyo de doce motobombas, una pala excavadora, tres helicópteros y dos aviones. Sus esfuerzos se vieron favorecidos por el cambio que se produjo en las condiciones meteorológicas a última hora de la mañana. En la zona cayó una llovizna que, aunque escasa, ayudó a refrescar un poco la vegetación y el suelo.

Sequedad extrema

La sequedad que se registra en la zona a consecuencia de la sequía invernal, junto con la complicada orografía del área afectada por el fuego, dificultaron en gran medida los trabajos de extinción. En el valle del Lóuzara, al igual que en la vecina sierra de O Courel, pueden verse grandes cantidades de hojas secas que permanecen depositadas en el suelo desde el otoño y que todavía no empezaron a descomponerse debido a la falta de humedad. Pero la asociación ecologista SOS Courel también le echa la culpa a la política de repoblaciones forestales, que a su juicio hace que la zona esté «infestada de plantacións de piñeiros». Entre las zonas quemadas -añaden- está una «xigantesca plantación» situada en las proximidades del pueblo deshabitado de Gamiz, ya denunciada por este grupo hace dos años.

El nuevo siniestro ha venido a incrementar la inquietud entre los vecinos del valle del Lóuzara y del municipio de O Courel, ya que este es el cuarto suceso de este tipo que se registra en la zona en las últimas semanas. y todo hace pensar que los fuegos son intencionados. La alcaldesa de Folgoso do Courel, Lola Castro, espera que la Guardia Civil y la Policía Autonómica consigan esclarecer pronto el origen de los incendios. Además de los graves daños causados en el medio natural y en las propiedades, la regidora teme el efecto negativo que pueden tener los incendios en la actividad turística de la zona, donde hay varios hospedajes rurales.

«O medo terémolo metido no corpo varios días»,

dicen los vecinos

de Casares