El tribunal del «Prestige» teme por la seguridad del sumario

Exige blindar la sala en la que se guardan los 298.000 folios de la causa

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El recién formado tribunal que juzgará el caso Prestige, el más complejo de la historia judicial gallega, ya ha comenzado a trabajar. Su primera orden, de carácter funcional, tiene como objeto mejorar la custodia del voluminoso sumario de la causa y, por otro lado, dar unas líneas generales para el acondicionamiento del local en el que se celebrará el macrojuicio, que finalmente se ubicará en el recinto ferial de A Coruña.

Los tres magistrados que forman el tribunal -el ponente, Juan Luis Pía Iglesias, Salvador Sanz Crego y María Dolores Fernández Galiño- firmaron el miércoles una providencia en la que detallan que la sala en la que están depositados los 297.365 folios del sumario es una de las denominadas «de deliberación» de la Audiencia Provincial de A Coruña, en la planta baja, «de amplitud y comodidad aceptables» y con una puerta «normal», de la que solo tienen llaves los miembros del tribunal y el secretario. No obstante, ven un problema en que la sala cuente con varios ventanales «a los que es sencillo acceder desde el inmediato aparcamiento».

Los magistrados consideran insuficientes estas medidas de seguridad y, por tanto, ordenan sustituir la puerta de acceso «por otra de seguridad, preferentemente blindada», al igual que los ventanales, en los que pide colocar vidrios «de seguridad irrompibles» y un refuerzo de sus cierres. En paralelo, ven conveniente que estas ventanas se protejan con una reja exterior.

La providencia dictada por la Sección Primera de la Audiencia coruñesa tiene un claro objetivo: blindar el sumario para evitar sorpresas desagradables. Con este fin también se reclama un servicio de vigilancia y de comprobación policial «frecuente y aleatorio», al tiempo que se solicita «una garantía de confidencialidad adecuada» en la digitalización que aún está pendiente de realizar en parte de la documentación. Deben ser identificados todos aquellos que tomaron parte en estas labores, así como quienes hayan tenido acceso al expediente.